×
×
Red Internacional

Luego de los paros, asambleas y bloqueos de portones en las refinerías, se cerraron las paritarias presentadas por el Sindicato de Petróleo y Gas Privado como un triunfo. En los medios oficiales anunciaron un aumento del 45% y una suma fija, pero lo concreto es un acuerdo en cuotas a futuro y sin retroactivos que no contempla la inflación real y la suba en los combustibles. ¿Qué se esconde detrás de estos números engañosos?

Lunes 21 de junio | 12:56

El conflicto petrolero finalizó luego de un atraso anual en las paritarias, que cerraron para 2019 y 2020 en un 45%, y las del 2021 en un 35% que será abonado en tres tramos para diciembre, enero y marzo próximos. Lomás alarmante es que estos pagos son sin retroactivos. En síntesis, un acuerdo que cierra tarde, con la pérdida de un año de paritarias, se abonará en cuotas, que fue y será superado por la inflación.

El aumento en el costo de vida viene al compás del aumentos en los combustibles, el mismo gobierno nacional tuvo que reconocer que el índice inflacionario superó el 29% estimado generando grietas en su frente interno. Para finalizar el acuerdo, se entregará una suma fija se presenta como una gran conquista, cuando en realidad abarata los costos salariales a las patronales, quienes más ganado se ahorran pagar retroactivos y lograron mantener bajo el básico.

El sentido común de que el gremio petrolero es un sector de sueldos privilegiados se desploma frente al galopante crecimiento de los precios.

Te puede interesar: Refinerías: el paro y los bloqueos muestran fuerza para luchar en el sector

Numerosos gremios han caído en los márgenes de la pobreza mientras las petroleras han ganado de manera sideral, no solamente exportando en la rama de la extracción, sino que las refinerías no han parado de producir un segundo durante la pandemia. Los trabajadores petroleros son esenciales de la primera línea, han expuesto su salud y la de sus familias.

Más grave es la situación de los contratados con casos como el de la empresa Zuber que opera en Shell de Dock Sud, que ni siquiera se dignó a cubrir los gastos del velorio de una trabajadora de limpieza afectada por covid. Han incrementado los niveles de tercerización laboral en ramas claves como limpieza, seguridad e higiene, mantenimiento mecánico y eléctrico. Existe una creciente brecha entre las multimillonarias ganancias de las petroleras y el salario de los trabajadores, los únicos ganadores en esta pandemia fueron los empresarios.

Lo contradicción central de este acuerdo es que las fuerzas para lograr algo superior parecían dadas. Los bloqueos de portones, asambleas y paros tuvieron un fuerte acatamiento de las bases mostrando una nueva generación de trabajadores petroleros que están dispuestos a pelear por el salario y la calidad de su fuente laboral. La cúpula del sindicato sello este acuerdo de forma inconsulta hacia sus bases, realizando maniobras de todo tipo para que las asambleas sean de carácter informativo y no resolutivas. Por su parte el ministerio de trabajo dictó gran cantidad de conciliaciones obligatorias, prórrogas y promovió acuerdos de paz social para evitar que se desarrollen medidas de fuerza que afecten las ganancias empresarias.

En consulta con La Izquierda Diario a propósito de este acuerdo, Gustavo Michel, trabajador de Shell reinstalado y miembro de la agrupación Naranja nos dijo: "Nuestro salario viene en deterioro y es por esta situación que tenemos que conformar fuertes agrupaciones clasistas que en unidad hagan sentir el reclamo de todos los sectores y turnos. Necesitamos conquistar la comisión interna y el sindicato para ponerlas realmente al servicio de los trabajadores, con funcionamiento en asambleas, mandatos de base, que se escuchen todas las voces, con delegados electos democráticamente y que sean revocables en asamblea. Tenemos que seguir el ejemplo de los trabajadores de la salud de Neuquén que obtuvieron que con la lucha han obtenido un 53% de aumento".

A propósito del funcionamiento del gremio, Michel agregó: "Necesitamos acabar con los fraudes de la dirección sindical que ha llegado al colmo, no solamente de armar listas negras con la patronal, sino a cerrar el edificio del sindicato para evitar que se presenten listas opositoras en los plazos establecidos en anteriores elecciones." Con respecto a la situación de las empresas en el marco de la pandemia, Fernando Luna de la agrupación Naranja y licenciado de Seguridad e Higiene nos dijo, "las patronales cuentan con plena impunidad, mientras ellos dicen que en esta situación estamos todos afectados por igual, en sus arcas multimillonarias se podrían obtener los recursos para combatir la pandemia, ya sea al otorgar test masivos o insumos para el sistema de salud y testeando masivamente a los trabajadores evitando la cadena de contagios. Este es un reclamo que debemos dar los trabajadores democráticamente y en unidad."

Te puede interesar: Petróleo y pandemia: guerra de poder vs. el uso de recursos para combatir el covid-19




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias