×
×
Red Internacional

A pocos días del asesinato de Abel Suarez, joven vendedor ambulante de 26 años, la denuncia de la familia y la reconstrucción de los hechos complican la versión policial y apuntan a su total responsabilidad en el asesinato.

Manu RojasEstudiante de Periodismo. UNLP

Martes 2 de febrero | 21:39

A día de hoy están presos desde el autor del homicidio, el joven de 19 años quien grabó con un celular el estrangulamiento, un cabo primero y un agente como coautores. La familia de la víctima apunta no solo a la pasividad policial en salvar la vida de Suarez, sino al propio fomento del estrangulamiento, la orden del "Si, matalo" de los oficiales para con Leandro Daghero que culminó con la vida del joven.

Una familia humilde es golpeada por esta muerte. Y para sumar a la tristeza, mientras se desarrollaba el velatorio de Abel, la tía del joven asfixiado fallece, cuando despedía a su sobrino.

Te puede interesar: Ante la mirada cómplice de dos policías, un hombre asfixió a un vendedor ambulante en Córdoba

La pareja de Abel Suarez relató los hechos en donde él fue ahorcado, señalando una versión que no solo complica más a el cabo Jorge Ferreyra y el agente Hernán Campos, dos de los policías implicados, sino que además aclara la situación frente a las distorsionadas versiones de los medios.

Irupé Argüello, estaba en la madrugada del 29 de enero con sus dos hijos, cuando una prima apareció en su casa y le mostró el video en Instagram del estrangulamiento (fue así como la familia de Abel se enteró de su situación, sin saber si vivía o no). Era su marido el que aparecía en las imágenes, y lo estaban ahorcando. A partir de este momento, ella y varios jóvenes del barrio salen en su búsqueda.

Relata que en el video donde lo tienen estrangulado, llegan dos policías y que ellos le dan órdenes. 
Mientras Daghero retenía a Abel del cuello, preguntaba a la policía ‘¿Qué hago, qué hago?’, estos le responden: ‘Sí, matalo, matalo’”. Ese fue el relato de la pareja de Abel Suárez, quien complica en mayor medida a los dos policías involucrados.

La familia relata que, previo a estos hechos, lo que habría ocurrido esa noche fue el cruce entre jóvenes de diferentes barrios, en el marco de una fiesta clandestina. Abel era del barrio San Jorge, barrio precario muy mal visto por sus vecinos de Yofre, a tal punto de que el "son unos negros" era el insulto preferido de los vecinos del barrio cercano.

La familia no solo se entera vía redes que Abel había sido golpeado, sino que incluso se enteran de la presencia policial, de esa escolta del asesino, por los propios medios televisivos.

Cuando Abel entra a la fiesta forcejea con una banda de jóvenes que minutos después lo corren 400 metros. Eran varios jóvenes y una patrulla contra Abel. Este cae y es golpeado por quienes lo perseguían, Daghero junto con la escolta policial aprisionan a su víctima y comienza este a extrangularlo. 
En ese momento quien es responsable del asesinato saca un celular y comienza a grabarse ahorcando a su víctima (celular que, en las primeras declaraciones figura como robado). Este mismo video recorrió los estados de WhatsApp del agresor, historias de Instagram y varias redes sociales más.

La familia de Suárez desarrolló la situación que se vivió esa noche y les apuntó al cabo primero y al agente policial hoy encarcelados por el asesinato.
Fue un cuñado de Irupé el que fue hasta el barrio Yofre durante esa misma madrugada. Cuando él llegó: “Estaba ahí, muerto, golpeado por todos lados. Lo mataron", dijo.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias