×
×
Red Internacional

Se perfila un nuevo acto en la “Madre de todas las Batallas” mientras crece el descontento con el gobierno y la oposición de derecha está cruzada por internas sobre las que pesa la sombra del gobierno de Macri. Los desafíos de la izquierda en la PBA.

Viernes 25 de junio | 22:22

El Gobierno provincial estaría llegando a la postergación número 20 en la negociación con los bonistas por una deuda que supera los 7 mil millones de dólares. Los especuladores aprietan para terminar con las idas y vueltas y hacer arrodillar a Kicillof, como ya lo consiguieron ni bien iniciado su mandato cuando puso en los bolsillos de los buitres alrededor de 300 millones de dólares.

Los bonistas aprietan, sabiendo que Kicillof es un “pagador serial”

Ante una nueva interrupción de las negociaciones a inicios de este mes, el lobby más fuerte de los bonistas le exigió a Kicillof una postura seria. No hay que engañarse: las sucesivas postergaciones del gobierno provincial no son parte de una estrategia de enfrentamiento con los especuladores. Ni siquiera se aprestan a investigar los fraudulentos negociados que realizaron bajo el gobierno de Vidal. Los bonistas lo saben y van por lo suyo. Kicillof, al igual que su mentora CFK, es un “pagador serial” y un experto en recompensar suculentamente a los acreedores por los pagos fuera de término. Basta recordar la experiencia con el Club de París, al cual el ahora gobernador resarció con millones de dólares durante su gestión como ministro de Economía del último gobierno de CFK. El actual gobierno de Alberto Fernández y su ministro Guzmán aún siguen pagando, es parte de su ADN. La deuda actual con los bonistas seguramente seguirá el mismo derrotero a costa de mayor ajuste al pueblo trabajador.

Ajustadores

La actual vicepresidenta planificó y siguió milimétricamente el reciente tour de Sergio Massa al corazón del mundo de las finanzas para asegurarle a los popes del FMI y del gobierno norteamericano la voluntad de pago de la deuda negociada con el gobierno de Macri. Esto se logra ajuste mediante en el gasto estatal, como se expresa en la anulación del IFE y otros recortes en el gasto social, en medio de una pandemia que sigue golpeando junto con la inflación y sus efectos demoledores sobre el salario y del nivel de vida de las mayorías, especialmente en las tierras cada vez más arrasadas del Gran Buenos Aires, donde el propio kirchnerismo concentra su mayor influencia política.

Te puede interesar: [Video] Ante la decepción con el Frente de Todos, necesitamos la unidad de toda la izquierda

Kicillof no quiere quedarse atrás y se presta a colaborar con su cuota en el ajuste exigido por el FMI, y por eso amenaza con la privatización del Astillero Río Santiago y chantajea a los empleados estatales para que acepten un magro aumento salarial a cambio de la extensión de la jornada laboral, atacando la conquista histórica de la jornada de 6 horas que ni Menem ni Macri (es decir ni Duhalde, ni Vidal) se animaron a tocar. A esto hay que sumarle el vertiginoso crecimiento de la precarización entre trabajadoras y trabajadores de la Administración Pública, docentes y de la salud. En los municipios la precarización arrasa.

Te puede interesar: El ajuste de Kicillof y la reforma laboral en el Estado provincial

Para atacar a los estatales Kicillof no solo cuenta con el clásico colaboracionismo de los dirigentes de UPCN y de otros históricos gremios amarillos, sino que también logro integrar a los dirigentes de la CTA, docentes y de ATE provincial que pasaron a convertirse en rabiosos oficialistas y ahora quieren cobrar sus traiciones peleando lugares en las listas provinciales del FdT.

Ante la situación agobiante, docentes precarizados de distintos distritos del conurbano -al igual que trabajadores y trabajadoras de la salud ultra precarizados en el municipio de Lomas de Zamora- se han comenzado a unir con precarizados de grandes empresas energéticas del GBA y de diferentes líneas de los ferrocarriles urbanos -entre otros sectores en lucha- animando la Mesa de Coordinación de las luchas del AMBA que recientemente reunió a más de 600 trabajadores ocupados y desocupados, entre los que se encuentra la emblemática Asamblea Permanente de Guernica y vecinos de la Nueva Unión. Desde ese espacio se impulsó un importante corte del Puente Pueyrredón que no pudo ser frenado por la represión de la Prefectura y la policía.

Te puede interesar: Quilmes: se conformó comité contra la precarización y en apoyo a las luchas

“La Madre de todas las Batallas” y los desafíos de la izquierda

El aumento del descontento que vienen provocando las nuevas medidas de ajuste impulsadas por los gobiernos nacional y provincial cruza el estratégico y vapuleado conurbano bonaerense y no se puede descartar que este descontento se convierta en una experiencia mayor con el gobierno peronista que a su vez abra nuevos puntos de falla en la coalición del FdT y que de conjunto potencien la perspectiva de nuevos y cualitativos actos en la “Madre de todas las Batallas” en el corazón del país donde el kirchnerismo mantiene su mayor influencia política.

Ante esta posible perspectiva cobra importancia combinar el fortalecimiento y la coordinación de las luchas de la vanguardia, uniendo a ocupados y desocupados y que esta se vaya convirtiendo en un canal para sumar los amplios sectores descontentos con el Gobierno y a su vez unificando al conjunto de la izquierda, tal como propusieron Nicolás del Caño y Myriam Bregman, para que ese descontento no sea capitalizado por la oposición de derecha en las próximas elecciones. Unificando una política ambiciosa para desarrollar la lucha en las calles y en las elecciones nos dejaría en mejores condiciones para intervenir con mayor fuerza en la experiencia de miles con el Gobierno y fortalecer desde ahora mismo una alternativa de independencia de clase.

Te puede interesar: Firmá el petitorio: por la unidad de toda la izquierda clasista y socialista en estas elecciones




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias