×
Red Internacional
La Izquierda Diario

Este viernes los trabajadores de ArreBeef decidieron permanecer en el frigorífico frente al reclamo de aumento salarial, y denunciando el silencio cómplice de la dirección del sindicato de la carne. Ante esto el dueño de la empresa, Hugo Borrell, amenazó con el cierre dejando a 1000 familias en la calle. Una gran pueblada de la localidad de Perez Millan acompaña su reclamo.

Sábado 27 de febrero | 10:34

Son mil trabajadores los que faenan en este centenario frigorífico conducido por la familia Borrell ubicado en el partido de Ramallo de la provincia de Buenos Aires. Hace días se desató un conflicto porque los trabajadores han dicho basta. Denuncian al sindicato y a su secretario general Luis Pérez de jugar para el lado de los patrones. No se sienten representados. El sindicato, ante el cuestionamiento de la mayoría de los trabajadores que se movilizaron a la sede del mismo, decidió prorrogar las elecciones hasta agosto.

Este viernes 26, hartos de ser desatendidos en su reclamo salarial al estar cobrando alrededor de $20.000 por quincena, quedando por debajo de la línea de pobreza, y frente al silencio cómplice del sindicato, decidieron permanecer en paro pacífico en la planta para hacerse escuchar. Las familias y el pueblo de Perez Millán apoyan su reclamo.

Te puede interesar: [Video] Rebelión en frigorífico de 1000 trabajadores y apoyo de todo el pueblo

Durante la jornada de este viernes los trabajadores decidieron permanecer dentro de la planta. Mientras tanto las familias se acercaban a apoyar y el pueblo de Perez Millan colmó las calles apoyando la protesta de los trabajadores en defensa de sus derechos.

Por la tarde, Hugo Borrell anunció con megáfono en mano que cerraría las puertas del frigorífico diciendo: "Hoy estamos en conciliación obligatoria y acá se suben a sillas, gritan y aplauden y no se bien qué aplauden porque estoy entre los 3 o 4 frigoríficos que pagan, y pago puntualmente los días 5 y 20 de cada mes". Como si los obreros tuvieran que agradecer que se les abone a tiempo el duro trabajo que realizan, mientras que el reclamo es por aumento salarial.

Los trabajadores a raíz de esto, denuncian que tampoco se respetan los acuerdos paritarios: “Acá las paritarias nacionales no se respetan, viene el sindicato y negocia con la empresa. Te pongo un ejemplo, hay aumento del 5%, acá te dan 3% y te ponen 100 vacas más para completar. Hace ya varios años que pasa esto, que nos hacen este juego. Nos llevaban a 4, 5 personas adentro y si vos decías que no querías eso te terminaban echando, porque sindicato y la empresa eran lo mismo”, cuenta un trabajador.

Los números de oro de ArreBeef: un chantaje patronal para mantener planchados los salarios

Para el bienio 2020 - 2021, ArreBeef ha sido uno de los beneficiarios de la famosa Cuota Hilton, estando en el puesto número 7 de los 10 exportadores de Argentina que se adjudican la exportación de carnes premium al mercado europeo, además de la exportación a China y a otros países. En este periodo ArreBeef exportará al viejo continente 1619 toneladas a un precio de 10.000 dólares por tonelada de carne.

En múltiples entrevistas a distintos medios, Hugo Borrell viene haciendo gala de que las ganancias para el mercado de la carne, no tienen techo. En una de tantas ha planteado que: “Las perspectivas del mercado internacional para la carne argentina son excelentes. La formidable demanda china es la principal responsable de los buenos precios y los crecientes embarques”. Según el ranking de la publicación Prensa Económica, lo coloca como la segunda empresa exportadora en su rubro.

En palabras del propio Borrell, el mismo que anunció el cierre ante 1000 obreros que no superan el limite de la pobreza: “...el año pasado [por el 2019] crecieron muchísimo las exportaciones de carne del país y sigue en la misma tónica. Nosotros estábamos procesando 1.000 a 1.200 cabezas diarias y ahora vamos a las 1.400 a 1.500 cabezas por día. Debemos ser la única empresa argentina del sector que destina el total de su producción a la exportación”.

Esta empresa forma parte del Consorcio ABC, que son las empresas de la carne que concentran el 80% del mercado, obteniendo sus ganancias mayoritariamente en dólares. Es la misma asociación con la que negoció el gobierno nacional una ínfima cuota de toneladas de carne de dudosa calidad nutritiva destinada al mercado interno, a precios que apenas están por debajo de los encontrados en las carnicerías. Una estafa.

El anuncio de cierre entonces demuestra un chantaje. Deberían demostrar si sus pérdidas son reales abriendo públicamente los libros de contabilidad de la empresa.

A lo que realmente responde esta extorsión es a querer bajar el precio de la mano de obra de sus trabajadores y que sigan trabajando por salarios de hambre o quedarse en la calle.

Con un cocodrilo en el bolsillo, el patrón derrama lágrimas como tal.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias