×
×
Red Internacional

Qatar 2022. Con 90 años de demora: Stéphanie Frappart será la primera árbitra en un Mundial

La francesa de 38 años hará historia este jueves al dirigir Alemania-Costa Rica, junto a la brasileña Neuza Back y la mexicana Karen Díaz Medina. La primera mujer en arbitrar fútbol masculino y femenino fue Edith Klinger en 1935.

Escuchá esta nota
Miércoles 30 de noviembre de 2022 | 14:04

El fútbol es un deporte machista, lo sabemos. El fútbol comercial más aún. Y cuando la competencia es en Qatar el combo ya parece demasiado. Sin embargo, no pudo detener una tendencia que se viene abriendo paso: las mujeres, y también las disidencias, en las canchas. No solo jugando sino, en este caso, como árbitras de un campeonato mundial.

El orgullo lo tendrá Stéphanie Frappart, francesa de 38 años, que se convertirá en la primera mujer en la historia en dirigir un partido de un Mundial masculino. Será la jueza principal del Alemania vs. Costa Rica, Tendrá como jueces de línea a la brasileña Neuza Back y a la mexicana Karen Díaz Medina.

Stéphanie hizo una larga carrera, con muchos más obstáculos que sus colegas varones. Es árbitra FIFA desde el 2011. Comenzó en las divisiones inferiores de su país. Fue la primera mujer en arbitrar un partido de segunda división de Francia, en 2014, y también la primera en debutar en la Ligue 1 en 2019. Luego siguió su carrera en los mundiales femeninos, pero saltó a “la fama” cuando dirigió los partidos de Champions League entre Real Madrid-Celtic y de la Supercopa de la UEFA entre Liverpool y Chelsea. Sus dirigidos eran varones.

La francesa es parte de un grupo de mujeres que mandará con sus silbatos y banderines otros partidos del Mundial: Salima Mukansanga (Ruanda) y Yoshimi Yamashita (Japón) serán árbitras, mientras que Neuza Back (Brasil), Karen Díaz Medina (México) y Kathryn Nesbitt (Estados Unidos) formarán parte del listado de asistentes.

El “reconocimiento”, logrado a fuerza de reclamos y talento aunque todavía limitado a un puñado de mujeres, llega casi 90 años “tarde”. Según la investigadora Petra Tabarelli, Edith Klinger de Austria, activa desde 1935 hasta 1938, fue la primera mujer árbitro en dirigir partidos de fútbol masculino y femenino.

Edith (Austria) y Drahşan (Turquía)
Edith (Austria) y Drahşan (Turquía)

Sin embargo, en 2018 la FIFA reconoció a Drahşan Arda de Turquía como la primera mujer árbitro de fútbol del mundo. Comenzó a dirigir en 1968. Arda arbitró durante 30 años en Turquía y Alemania.

Le creemos a Tabarelli antes que a la FIFA. Pero poco importa la polémica. Son mujeres que se abrieron paso en épocas más difíciles aún. Como la brasileña Asaléa de Campos Fornero Medina, conocida como Léa Campos. Nació en 1945 en Minas Gerais, Brasil, y creció en la ciudad de Belo Horizonte. Jugaba futbol en la escuela. Lo hacía clandestinamente, ya que el dictador Getúlio Vargas firmó el Decreto 3199, que prohibía a las mujeres jugar futbol. Mientras fue elegida Reina del Carnaval, se recibió de periodista y comenzó el curso en la Escuela de Árbitros de Minas Gerais. El eterno presidente de la FIFA el brasileño Joao Havelange dijo que nunca una mujer brasileña dirigiría un partido de varones. En 1967 Léa se graduó.

Lea (Brasil)
Lea (Brasil)

En Argentina una de las que abrió caminos fue la tucumana Florencia Romando.​ En los años 1996 y 1997 hizo una huelga de hambre reclamando ser incorporada a la nómina de árbitros del fútbol de la Asociación del Fútbol Argentino. Además hizo una denuncia de discriminación de género laboral.

Romina (Argentina)
Romina (Argentina)

En el caso de las disidencias, el año pasado Sapir Berman se convirtió en la primera árbitra transgénero del fútbol masculino, en la Liga de Israel. En 2018 había hecho historia Lucy Clark, la primera mujer transgénero en dirigir un partido de fútbol. En ese caso en la liga femenina inglesa.

Lucy (Inglaterra) y Sapir (Israel)
Lucy (Inglaterra) y Sapir (Israel)

Pero el fútbol profesional sigue discriminando a las mujeres. Si una futbolista gana, con suerte, el 2% de lo que gana en promedio un jugador varón, en el caso de las árbitras es similar. Las referees españolas denuncian que ganan un 5% de lo que ganan sus colegas varones. Un árbitro de Primera División cobra 300.000 euros anuales, mientras que las colegiadas están cobrando 300 por partido. La discriminación sigue ganando el campeonato.

A pesar de los Chiqui Tapia, los herederos de Havelange, los jeques qataríes, y a pesar de “el” VAR, mañana será un día importante. Sthepanie será la primera mujer en dirigir un partido del torneo más importante del mundo. Encima con Alemania jugándose la clasificación.


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias