Política

ESCENARIO BONAERENSE

Kicillof, el relato de la “tierra arrasada” y la transición ordenada con Vidal

Luego de utilizar esa expresión al triunfar el Frente de Todos en las elecciones, Kicillof se reunió con Vidal para iniciar una transición ordenada en la provincia. El término campestre apunta a bajar las expectativas de millones que los votaron; también las de sus propios aliados.

Walter Moretti

@patamoretti

Jueves 7 de noviembre | 00:00

A pocos días del acto realizado el domingo luego de las elecciones celebrando el triunfo del peronismo, Kicillof se reunió con la gobernadora María Eugenia Vidal para iniciar la transición bonaerense. Para encarar la misma Axel designó a cuatro integrantes de su círculo íntimo. Dos de ellos son economistas amigos (Augusto Costa y Carlos Bianco –el dueño del Clio-) y dos funcionarios de la Universidad Nacional de José C. Paz (la secretaria académica Agustina Vila y el rector Federico Thea). Dicha universidad se ha convertido en una cantera de investigadores del kicillofismo. Algunos de ellos intentaron ocupar las principales sillas durante la conferencia de prensa de Kicillof y Verónica Magario en La Plata al día siguiente de las elecciones, pero que fueron desplazados por los intendentes, que se quedaron con las mejores ubicaciones.

En la reunión con Vidal, el futuro gobernador del Frente de Todos se limitó a pedirle a la actual gobernadora que retrotraiga el tarifazo eléctrico del 25 % dispuesto por ella en medio de las elecciones. La respuesta de Vidal no llegó nunca.

A su vez Kicillof les sigue dando la espalda a los trabajadores que luchan por recuperar sus puestos de trabajo en medio de la transición, es a los que verdaderamente luchan contra la “tierra arrasada” que dejan el macrismo y del peronismo (que gobernó la PBA durante 28 años). El martes último los papeleros de Kimberly Clark se movilizaron a Plaza de Mayo. Los papeleros quilmeños de Ansabo y de la fábrica de aceite automotor Petronas, entre otros sectores, siguen organizándose en la Coordinadora de Trabajadores en Lucha de la Zona Sur, para pelear de conjunto por poner a producir sus plantas.

El nuevo relato de Kicillof

La definición de “tierra arrasada” lejos de ser una declaración de guerra contra la deplorable situación económica y social que deja Vidal, es la nueva versión de un relato trillado, siempre utilizado para atenazar a los millones que los votaron con la ilusión de mejorar sus condiciones de vida. En la misma línea, Alberto Fernández declaró desde México que “el 10 de diciembre cambia el gobierno, pero no la realidad económica”. El malmenorismo pintado de cuerpo entero.

Como señaló el amigo Fernando Rosso en el programa radial “El Círculo Rojo, ”la ‘tierra arrasada’ no es más que un nuevo relato que presenta el panorama legado [en este caso de manos de Vidal, NdR] como si fuera un desastre natural: ´la pesada herencia´ que usaron tantos, ´la tierra arrasada´ que acuñó Axel Kicillof la noche del triunfo electoral. Hasta el inefable Carlos Menem habló en su momento de la ´brasa ardiente´ que recibía. Todos poetas. Ya tenemos experiencia de para qué se usaron esas metáforas”. Se usaron contra los intereses de los trabajadores, las mujeres y la juventud.

Te puede interesar: El fin del ciclo corto de Macri y el país que viene

Axel pone la letra, pero le falta la guita(rra) de Alberto

Para enfrentar la crisis bonaerense Axel Kicillof depende de la flaca billetera de un Alberto que recibe reservas raquíticas.

Siguiendo el camino fracasado de Vidal, Kicillof intentará recibir el pago de la deuda por el Fondo de Reparación histórica del Conurbano. A su vez el próximo gobernador aspira a que la PBA comience a recibir regalías petroleras por ser el lugar donde se destila el 80 % de la producción local. Junto con esto, Axel piensa en la ortodoxa idea de “ordenar” las cuentas fiscales; hablando claro, un posible ajuste en el presupuesto que se viene.

Kicillof no parece necesitar fondos para resolver la profunda crisis social que vive la PBA, concentrada en el Conurbano bonaerense con los mayores niveles desocupación y de pobreza. Nada de eso. La prioridad del gobernador electo es honrar la deuda provincial, ya que la misma fue contraída por un gobierno democrático, según repite junto a Fernández como un latiguillo exasperante.

Como ya informamos en una nota anterior, el próximo gobierno va a estar bajo la bota de los acreedores casi desde su propio inicio. El 15 de diciembre, a 5 días de sumir, Kicillof tiene que pagar casi U$S 69 millones de intereses. Entre enero y febrero deberá pagar U$S 562 millones y 27 millones de euros entre intereses y amortización. En total en 2020 tendría que pagar más de U$S 1820 millones y casi 167 millones de euros.

La "muy buena charla” telefónica que mantuvo Alberto Fernández con Donald Trump -según su propia definición- encendió la ilusión de llegar a una renegociación de la deuda con el FMI y los bonistas privados; pero como sabemos, la más mínima concesión imperialista seria a cambio de nuevas exigencias para continuar con el ajuste contra el pueblo trabajador. Desde el Frente de Todos sostienen otro relato: el de que “se puede salir de la crisis cumpliendo con todos”. Un engaño absoluto. Si se cumple con el FMI será contra los intereses de los trabajadores, las mujeres y la juventud. Como viene sucediendo en Chile y antes en Ecuador, hay que enfrentar los planes de ajuste del FMI si queremos darle algún buen destino a nuestras vidas.

La “tierra arrasada” como relato para conformar a la tropa

El relato de Kicillof tiene un objetivo doble: por un lado bajar las expectativas y las ilusiones de millones, y por el otro también abrir el paraguas, como ya dijimos en otra nota, para también bajar las expectativas de los distintos sectores que integran el Frente de Todos. El que avisa no traiciona, dicen.

Ni bien salió de su reunión con Vidal, Kicillof juntó a los intendentes para decirles que “aguanten” ante lo que se viene. Además, por lo poco que se sabe, la cofradía de los Barones del Conurbano no tendría lugar en el gabinete “corto” que estaría preparando el futuro gobernador.

Ante esta perspectiva los intendentes, especialmente los de los distritos de la Tercera Sección, quieren extender su poder territorial; para ello exigen el control de los organismos provinciales y nacionales (IOMA, ANSES, PAMI, IPS) en los distritos gobernados por Juntos por el Cambio. A partir del 10 de diciembre el Frente de Todos gobernará unos 70 distritos, mientras que Juntos por el Cambio controlará 62 de los 135 municipios que integran la provincia.

En la Primera Sección, el otro bastión electoral del Frente de Todos en el conurbano, Alberto se apoya en los intendentes de San Martín Gabriel Katopodis y Juanchi Zabaleta de Hurlingham para darle alguna base al “Albertismo”, pero también Sergio Massa quiere disputar el control de dicha sección.

Mantener la unidad de los diferentes clanes que integran el Frente de Todos además es clave para enfrentar una futura Legislatura provincial con el Senado en contra y sin quorum propio en Diputados.

En las semanas que nos separan del 10 de diciembre veremos cómo se acomodan las fichas en el complejo tablero bonaerense. Mientras tanto, el PTS en el FIT Unidad se propone organizar la influencia política ganada en las elecciones para sumar nuevas fuerzas que se preparen para cuando se corra el telón electoral y se profundice la tensión entre las expectativas de millones de “recuperar lo perdido” y el ajuste que exigirá cualquier renegociación de la deuda. Tensión que abrirá nuevos escenarios de la lucha de clases, como hoy viene sucediendo en Chile y antes en Ecuador, y nuevos desafíos para construir una izquierda anticapitalista, socialista e internacionalista. En este sentido te invito al acto que organiza el PTS el sábado 16 en el estadio cubierto de Ferro, junto a jóvenes referentes que vienen luchando en Chile y los dirigentes Nicolás del Caño y Myriam Bregman.

Leé también: #ChileDespertó: vení al acto del PTS-FIT junto a protagonistas de la rebelión popular

Nos volvemos a encontrar la próxima semana.

Leé las ediciones anteriores de Escenario Bonaerense haciendo click acá.







Temas relacionados

Escenario Bonaerense   /    Transición presidencial   /    María Eugenia Vidal   /    Deuda   /    Axel Kicillof    /    Provincia de Buenos Aires   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO